Sistema de fabricación industrial de jabones


La fabricación de jabones puede hacerse por método de tareas (intermitente) o por método continuo. La elección del procedimiento y de las materias primas dependen de la calidad que se quiera obtener, de la instalación para el manejo y tratamiento de las materias primas y de los medios para producir el jabón y recuperar la glicerina.

La mayor parte de las fábricas de jabón operan por el método de Calderas de plena cocción con materias grasas neutras. Con este procedimiento se producen jabones de alta calidad y productos industriales de calidad inferior y se aprovecha la glicerina.

Las principales objeciones que se oponen a los sistemas continuos de fabricación de jabones son:

1. No proporcionan la flexibilidad de operación que es posible obtener con la caldera.
2. Están muy mecanizados y requieren operarios especializados.
3. No permiten cambiar de una fórmula a otra sin rehacer cantidades sustanciales de jabón.
4. Consumen mucho tiempo en poner en movimiento y en para las unidades.


Este método es ventajoso cuando se desea acrecentar la capacidad productiva de una fábrica, sin aumentar las dimensiones de sus edificios, especialmente si la fábrica puede funcionar largo tiempo sin parar.

Las lejías de glicerina se tratan con sales solubles de hierro o de aluminio y se filtran para eliminar las impurezas precipitadas y luego se evaporan para formar una glicerina cruda, que contiene 82% de glicerol. La venta de glicerina es importante fuente de ingresos.

Por Neutralización de los ácidos grasos se produce importante tonelaje de jabón, ya sea por proceso continuo o por tareas. Normalmente se utiliza la sosa cáustica paras la neutralización, pero también se usa el carbonato de sodio. En este método se produce glicerina y nada se pierde en el producto, al contrario de lo que ocurre en el proceso de cocción total.

  • Primera parte
  • Segunda parte
  • Tercera parte